Lo que dejan de hacer los creativos que debe retomar…

La creatividad existe desde tiempos muy remotos, forma parte de un “culto” ese trabajo de colocar un color, una imagen, una pieza, una secuencia en algo increíble.

Y ese trabajo requiere inspiración, por lo cual aquí les dejo a los creativos algunos tips para recuperar esos momentos de iluminación:

  • Diviértete, nada de lo que hagas saldrá con la mayor inspiración si no te encanta.
  • Siente. Tus proyectos y tu entorno.
  • Comparte. Que los demás sepan de tu trabajo.
  • Crea, redacta, bocetea.
  • Despéjate. Después de trabajar.
  • Guarda todo lo que hagas.
  • Se tú mismo.
  • Investiga. Analiza, reflexiona y crea tu estilo y criterio.
  • Planifica.
  • Actualízate.
  • Compártelo en redes.

Para tener mayor detalle te dejo este video Y revive tu lado creativo.

De ladrillo en ladrillo, se construye el gran muro de los sueños y proyectos.

¿Cuantas veces dices “no puedo”?

La mayoría de los cambios que queremos conseguir en la vida, así como nuestros sueños y proyectos, requieren de una buena actitud. Y la actitud, por suerte es algo que podemos entrenar, pues no es algo que simplemente se tenga o no.

Si nos planteamos entrenar la actitud como un marine, al estilo “no pain no gain” estamos perdidos, pues con eso casi de inmediato tendremos fracasos, nos caeremos, nos frustraremos, nos etiquetaremos pensando que no estamos a la altura y que el cambio planteado no es para nosotros.

Lo ideal sería abordarlo desde la diversión, desde el juego, desde la compasión y teniendo un poco de paciencia. La estrategia se basa en pequeños retos que no sean exactamente de nuestro sueño, como por ejemplo subir un poco la cantidad de km que corres, si te levantas a una hora, levantarte 15 min antes, Esos pequeños cambios que vayan demostrando que tenemos actitud.

Junta pequeñas acciones, disfruta el camino y cumple ese sueño o proyecto que tienes, poniendo cada “ladrillo” de la manera mas perfecta posible y así construir esa muralla de “hacer que las cosas sucedan”.

¿Problemas? Aquí hay 7 ingredientes para lograr sobreponerse a ellos.

El éxito proviene de construir sistemas, así que aquí te dejo un pequeño catálogo para resolver situaciones de tu vida.

  1. Definirlo. Es el paso mas importante si no sabes exactamente que vas a resolver no podrás hacerlo, somos unos monstruos para generar ideas y soluciones, pero pésimos eligiendo solo una, así que tómate el tiempo necesario para delimitar exactamente la disyuntiva a tratar y escríbelo, eso conecta más que solo pensarlo y eleva a mas del 50% la probabilidad de encontrar una solución. .
  2. Lee, investiga, recopila. Todo lo posible antes de tomar una decisión.
  3. No busques reinventar el hilo negro. Ya alguien tuvo una duda similar, busca personas que han resuelto algo similar en el pasado, aprovéchalo consúltalo. Ahorra mucho trabajo.
  4. Deja que tu subconsciente te ayude. Cuando estas enfocado en un problema te enfrascas y no ves mas allá que eso, duro y dale y no nos terminan de convencer las soluciones, no te gustan y te bloqueas. En ese momento lo ideal es desconectarse del problema, un rato, unos días, eso deja un bucle en tu cerebro que pasa al subconsciente que trabaja 24/7 en cerrar ese bucle pero solo si tu dejas de pensar en eso para que llegue a ese otro nivel de pensamiento. Y es así como llegan las soluciones, estarás haciendo otra cosa y llegará el “insight”
  5. Apóyate también en el sueño. La etapa del sueña activa totalmente el nivel subconsciente, este momento donde no controlas nada mentalmente puede ser muy provechoso, después de un día completo pensando en soluciones llega a dormir, dejando ese problema en las manos de “morfeo”. Seguramente te ha pasado que despiertas ya sea en la mañana o antes y las ideas llegan.
  6. Con relación a los 2 puntos anteriores, anota tus ideas. Anota absolutamente todo, por muy loco, extraño, ridículo o difícil que suene hazlo. Ahí puede estar la semilla para la verdadera solución de tu problema.
  7. Hazlo. Pasa a la acción. Si ya tienes una posible solución al problema no te quedes pensando, evaluando ni buscando el lado infactible, mejor ponla en práctica, ejecútala. Esta es la única forma de obtener respuestas, a lo mejor no lo resuelves a la primera, pero ten por seguro que impactarás de manera positiva ese problema y perfeccionarás el método y serás cada vez mejor haciendo que las cosas se resuelvan para tí y los demás.

Pon en práctica esta guía, con los problemas que tienes hoy en día, sigue la secuencia detalladamente y platícame cuales fueron tus resultados, en especial el último paso, porque sin la acción, jamás sobresaldrás de tí mismo, y por ende, tampoco del resto.

Detrás del miedo, hay un gran comunicador.

Eres un gran comunicador, de eso no tengo duda, pero siempre hay miedos que nos frenan, que nos limitan o que no nos permiten hacerlo de manera efectiva, a veces son solo pensamientos arraigados a nuestra cultura o entorno.

Es por ello que hoy te traigo estas dos creencias que a mi me ayudaron a superar el miedo a hablar con la audiencia:

  • La preparación. Es fundamental, no hay mejor vacuna contra el miedo a hablar en público que una buena preparación basada en suficientes ensayos. Como un actor, debemos preparar el guión, sus lineas y diálogos antes de salir a escena, tu haz lo mismo. Notarás la diferencia y tu público lo agradecerá en demasía.
  • Entiende que estás para ayudar a otros. Convéncete que estás ahí para ayudar, tu audiencia está ahí para escuchar lo que les vas a decir, por eso te invitaron, reproducen tu video o se inscribieron a tu taller, haciendo analogía con el fútbol, piensa que juegas ”en casa” y que todos están ahí para verte ganar.

Hazte consciente de esto, practica, aporta valor y da potencia a tu mensaje con estos sencillos tips, y cuéntame que tal te han funcionado en tus presentaciones siguientes.

Entrena y empodera tu autocontrol, para hacer lo que tienes que hacer para sobresalir.

¿No les ha pasado que en su cabeza tiene una pelea sobre el control de lo que debes hacer, por un lado los excesos, lo que te gusta, lo que no te desgasta y lo que no aporta nada o muy poco y por otro, ese trabajo que importa, que impacta y que es capaz de aportar valor a tu vida y a la sociedad que te rodea? Estoy seguro que sí y muchas veces.

El autocontrol es la capacidad de decidir lo que nos conviene sobre lo que nos apetece, y hoy en día, a través de la ciencia sabemos que el autocontrol predice mas el éxito en nuestra vida que la propia inteligencia, pero una dieta pobre en hidratos de carbono, la falta de sueño y el estrés, pueden hacer que esta habilidad no se manifieste en el momento y manera adecuados.

Vamos a ver unos sencilllos consejos para tener un buen control sobre nuestros objetivos:

  1. Ten cuidado con el optimismo, mide el riesgo. La gente excesivamente optimista no valora como puede fallar, por lo tanto no planifica ni identifica esas pequeñas caídas que puede evitar con el autocontrol.
  2. No prohíbas, solo retrasa 10 minutos. ¿Por qué 10? Es por el hecho de que el cerebro entiende “10 minutos” como una meta a largo plazo, entonces lo procesa como algo que pierde intensidad, en cambio si lo “prohibimos” el cerebro lo valora como algo muy deseado, esa condición lo hace atractivo y lo quiere en ese momento.
  3. Practica técnicas para regular la ansiedad. Meditación, relajación, respiración, visualización y yoga por ejemplo. El exceso de estrés no nos permite pensar de manera reflexiva, nuestra mente busca actividades que nos dan placer inmediato, que no convienen en ese momento, resultándonos en una culpa después de realizarlas, un gran remordimiento.
  4. Haz deporte o ejercicio. Esta actividad mejora la fuerza de voluntad al instante, al momento de hacerlo también mejora tu capacidad de autocontrol.
  5. Experimenta un sueño reparador. Descansa y descansa bien, es el momento donde desechamos, memorizamos y reparamos todo aquello sucedido en el día, sin sueño de calidad tampoco habrá autocontrol.
  6. Elige en que utilizar el autocontrol, es un recurso limitado. Desde que despertamos tenemos un “depósito” que almacena y no da para todo, define tus prioridades y metas para utilizarlo en eso.
  7. No sobrecargues a tu “yo” futuro. Mañana no es una alternativa, pues llevas 3 o 4 mese posponiendo para mañana ese proyecto, plan, actividad o trabajo, así que no creas que en el futuro tendrás mas autocontrol del que ostentas hoy si no lo practicas ¡Empieza ya, mañana no, Hoy!