La cercanía con tus héroes gracias a internet…

Todos encontramos inspiración de muchas maneras, pero todo tiene atrás a un ser humano que creo algo, escribe cartas, tuits, post con tus héroes, antes hacerlas llegar era complicado pero ahora, estamos a un click de distancia.

Checa el video y empieza a contactarlos…

 

 

La mejor forma de tener permiso de hacer algo es no necesitarlo, hazlo.

Contáctalo, escríbele, pregunta, contacta y trata de conectar con el o ella, para que mas adelante esten haciendo un cambio significativo no solo en sus vidas, sino en la vida de las demás personan que tocan con su influencia. Nueva inspiración, personajes y proyectos que enriquecen tu vida.

Venimos a ayudarnos, los unos a los otros.

Hoy más que nunca es importante recordarlo. Y no dejarlo atrás de aquí en adelante.

Estas desgracias nos hacen darnos cuenta que nos hemos vuelto una sociedad egoísta, materialista, consumista, con valores importantes basados en el éxito, la fama, la riqueza y el aplauso, sin darnos cuenta que la esencia del ser humano es otra.

Es momento de adquirir como valores centrales el altruismo, la empatía, la compasión y la bondad por poner algunos, la clave está en volvernos mas sensibles al sufrimiento ajeno. Estábamos pendientes de otras trivialidades y ahora en especifico de los médicos y personal de la salud hemos sido conscientes de que hay mucha gente que quiere ayudar y eso es lo que nos impacta y admiramos, no el coche, el dinero o la fama que tienen, sino esa actitud imparable, su calidad humana.

Porque dar un regalo nos llega a hacer sentir mejor que recibirlo, no es casualidad, es nuestra esencia y esto lo vamos a recordar, este confinamiento lo vamos a rememorar durante los siguientes años así que yo te pregunto:

¿Como quieres ser recordado en esto?

Ojalá sea como alguien que ayudó, escuchó, hizo, participó y paso a la historia por eso, o por todo lo contrario, porque saldremos de esta, si o si.

 

El secreto está en homegeneizar el tiempo de descanso

Hoy aprendí algo nuevo, algo que no entendía pero que era vital poner acción, la carga mental.

Ese concepto del “hombre que ayuda e casa” ya no es tan moderno, es mas bien algo obsoleto. Cuando nosotros los hombres decimos que “ayudamos en casa” ya desde el hecho de decir “ayudar” en materia de lenguaje estamos dando por sentado que es su obligación y nosotros estamos auxiliando en eso a la otra persona y no es así.

Hoy entendemos que es nuestra responsabilidad, debemos corresponsabilizarnos con ello, es así que iremos al súper, tenderemos la cama, prepararemos la comida y haremos las tareas del hogar porque yo también comeré en esa comida, dormiré en esa cama y vivo en esa casa, es mi responsabilidad de igual manera.

Y esto no va de ser voluntariosos, esto es que te digan que hacer y que lo hagas. Algo así como “i tu me dices que ponga la lavadora, yo lo hago”, este es el concepto que me hizo explotar la cabeza, pues no estaba entendiendo la llamada “carga mental” ese que sale cuando preguntas ¿Quién lleva en la cabeza cuando se tiene que ir a la consulta con el pediatra? ¿Quein lleva el tema de las vacunas? ¿Quien lleva el tema de comprar la comida y que es en especifico? Casi todo si no es que todo lo lleva la otra pareja o la mujer. Toda esa coordinación y gestión domestica que llevas en la cabeza explota cuando te preguntan ¿Que hago?

Es necesaria una participación mas activa, y esta llega con homologar los tiempos de descanso, en casa no puede estar descansado uno mientras el otro esta haciendo algo. El compartirlo genera justicia, igualdad y corresponsabilidad en casa, fortaleciendo el vinculo familiar y dando como ejemplo un modelo de responsabilidad conjunta a las generaciones futuras.

Ponlo en práctica y me cuentas los resultados.